Corona de la Preciosa Sangre


Monición

La Corona de la Preciosa Sangre es una forma de meditación. En cada uno de los misterios se contempla los varios momentos de la vida del Redentor en los que mostró su amor a la humanidad, derramando su sangre en el ofrecimiento de su vida en la Cruz. El hecho biológico del derramamiento de la Sangre es sólo un elemento secundario; lo importante es que la Sangre derramada por Cristo es la manifestación y la donación que El ofrece al Padre por amor a nosotros.

Este rosario de la Preciosa Sangre no es sólo simbólico en su contenido sino también en su estructura: el Padre Nuestro se repite 33 veces (recordando la edad de Cristo en el momento del sacrificio). Los siete misterios del derramamiento de sangre indican el cumplimiento de la Redención. Los dos números quieren manifestar que toda la vida de Jesucristo es momento de Redención.

Después de cada misterio se puede hacer una re flexión u oración. Siguen cinco Padre Nuestros (tres en el último misterio) y se concluye con un Gloria.


Primer Misterio

Jesús derramó Sangre en la Circuncisión.

"Al octavo día circuncidaron al niño según la ley y le pusieron el nombre de Jesús, nombre que había indicado el ángel antes que su madre quedara embarazada" (Lucas 2,21)


Reflexión

Cristo no vino a abolir la ley antigua sino a completarla; por eso, El no va contra la ley externa, sino que la cumple para hacerla interior. Y esto es lo que sucede en la Circuncisión. Jesús se incorpora por este rito al Pueblo de Israel. Lo importante es que al mismo tiempo El permanece libre. Honra la obediencia y enseña el camino a los que se sienten oprimidos por eso de la ley, de los reglamentos, de los ritos y de las tradiciones


Oración

Ayúdanos, Señor, a asumir el compromiso de nuestro Bautismo, por el cual fuimos incorporados a tu Iglesia. Concédenos vivir la libertad de tus Hijos en el Espíritu.

5 Padre Nuestros.
Gloria...
Guía: Te rogarnos, Señor, socorras a tus siervos.
Todos: Que redimiste con tu Preciosa Sangre.


Segundo Misterio

Jesús derramó Sangre en la agonía del Huerto de los Olivos

"Y entró en agonía y oraba con más insistencia; y su sudor se convirtió en grandes gotas de sangre que caían hasta el suelo" (Lucas 22, 44).


Reflexión

Esta fue una prueba de la debilidad humana que Jesús también quiso padecer: el miedo a la muerte. Su naturaleza humana se resiente, pero el amor del Padre vence: "Pero no se haga mi voluntad, sino la tuya". Jesús nos muestra, que, ante la tentación, cuan do nos sentimos débiles, el camino para vencer el miedo es la unión con el Padre. El hecho de abandonarse a su voluntad, lo libera interiormente y le hace vencer el miedo; de esta forma, con un pleno control de sí mismo, afrontará todo lo que venga.


Oración

Señor Jesús, te rogamos por todos aquellos que son presa del miedo y que se sienten desesperados ante la vida. Haz que encontremos nuestra fuerza, no en nosotros, sino en la voluntad del Padre. Ayúdanos a verla en todos los momentos de nuestra vida.

5 Padre Nuestros.
Gloria...
Guía: Te rogamos, Señor, socorras a tus siervos.
Todos: Que has redimido con tu Preciosa Sangre.


Tercer Misterio

Jesús derramó Sangre en la flagelación.

"Entonces, Pilato dejó en libertad a Barrabás; en cambio, a Jesús lo hizo azotar y lo entregó para que fuese crucificado" (Mateo 27, 26).


Reflexión

Después de la traición y de su arresto, Jesús es conducido de un tribunal a otro. Finalmente Pilato ordena que sea flagelado, aunque no encuentra en él ninguna culpa. Este tormento espiritual de ser condenado injustamente, se aumenta con los golpes de la flagelación. Jesús lo acepta por nuestros pecados. No se lamenta ni se opone, sólo ama y se ofrece.


Oración

Señor Jesús, te rogamos por todos aquellos que son acusados o castigados injustamente. Hazles comprender que su sufrimiento y su sangre derramada no es inútil si están unidos a Dios. Haz que nosotros comprendamos que la paz no se consigue con la violencia, sino con el sufrimiento y, sobre todo, con el amor.

5 Padre Nuestros.
Gloria..
Guía: Te rogarnos, Señor, socorras a tus siervos.
Todos: Que has redimido con tu Preciosa Sangre.


Cuarto Misterio

Jesús derramó Sangre en la coronación de espinas

"Lo vistieron con una capa roja y colocaron sobre su cabeza una corona trenzada con espinas. Después, se pusieron a saludarlo: ¡Viva el rey de los judíos!" (Marcos 15, 17-18).


Reflexión

Los soldados trataron a Jesús más duramente de lo que se les había ordenado. No le torturan sólo las espinas sino las burlas.
A pesar de todo, sus verdugos dicen la verdad. Es el único Rey del que proviene toda autoridad. Con la Sangre de las espinas Cristo ha glorificado el peso de su responsabilidad. El cristiano puede participar en su reinado sirviendo a los demás, y, a través de las injusticias que sufre, él puede experimentar la gloria de su Señor.


Oración

Señor Jesús, te rogamos por aquellos que sufren por cualquier causa. Por tu Preciosa Sangre da Sabiduría a los que hacen sufrir a los demás para que respeten la dignidad de la persona humana. Está cerca de los que llevan el peso de la responsabilidad de los demás. Haz que nunca nos burlemos de los hermanos y que en ti encontremos la fuerza para perdonar y para amarnos unos a otros.

5 Padre Nuestros.
Gloria.
Guía: Te rogamos, Señor, socorras a tus siervos.
Todos: Que has redimido con tu Preciosa Sangre.


Quinto Misterio

Jesús derrama Sangre camino al Calvario.

"Ellos se apoderaron de Jesús; él mismo llevaba la cruz a cuestas y salió a un lugar llamado la Calavera, que en hebreo se dice Golgota" (Juan 19, 17).


Reflexión

No es una marcha triunfal la de Jesús hacia el Calvario y bajo el peso de la Cruz. Sin embargo, es una marcha victoriosa: es el amor el que vence. Jesús cae más de una vez por el cansancio, por la brutalidad del ambiente, por el vacío y la soledad espiritual que le rodea.
Pero el amor no cae jamás, se renueva al mirar a los demás y olvidarse de sí mismo, aunque esté sufriendo.
Sólo hay un consuelo: el encuentro con la Madre, el detalle de agradecimiento de la Verónica y las pocas palabras a las mujeres que lloran.


Oración

Señor Jesús, te rogamos por aquellos que tienen que llevar cada día su cruz y les resulta pesada, insoportable. Por tu Sangre Preciosa, ayúdales a que se levanten continuamente en el largo camino de la vida. Haz que nos demos cuenta de que nuestra valentía reside en seguir caminando con nuestra cruz, aunque ésta nos sea molesta y nos traiga complicaciones.

5 Padre Nuestros.
Gloria.
Guía: Te rogamos, Señor, socorras a tus siervos.
Todos: Que has redimido con tu Preciosa Sangre.


Sexto Misterio

Jesús derramó Sangre en la crucifixión

"Cerca de las tres, Jesús gritó con fuerza: Elí, Elí, lamá sabactani. Lo que quiere decir: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" (Mateo 27,46).


Reflexión

En la soledad de la Cruz Jesús ha experimentado una profunda humillación. Jesús encuentra un vacío y una oscuridad interior, pues no siente cerca al Padre.
Parece que no hay respuesta adecuada a sus padecimientos; sin embargo, no pierde la esperanza: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu." Ha vencido la fe. Ha vencido la esperanza.


Oración

Señor Jesús, te rogamos por los que no encuentran sentido a su vida y por los que renuncian a ella por encontrarse solos, abandonados y por los que no encuentran sentido a sus padecimientos. Haz que todos sintamos la fuerza de tu Sangre, para que en las horas negras, nos unamos a Ti y nos sea más fácil encontrar de nuevo el amor del Padre.

5 Padre Nuestros
Gloria.
Guía: Te rogamos, Señor, socorras a tus siervos.
Todos: Que has redimido con tu Preciosa Sangre.


Séptimo Misterio

Jesús derramó Sangre en la lanzada en el Corazón.

"Al llegar a Jesús, vieron que ya estaba muerto. Así es que no le quebraron las piernas; pero uno de los soldados le abrió el costado de una lanzada y, al instante, salió sangre y agua" (Juan 19, 33-34).


Reflexión

En el costado abierto de Jesús, la Iglesia siempre ha visto la fuente de agua viva: el agua del bautismo y la Sangre del Nuevo Testamento. Esta fuente la encontramos hoy en los sacramentos, especialmente en el de la Reconciliación y la Eucaristía, que nos purifican de nuestros pecados y nos dan la nueva vida de los hijos/as de Dios, hasta que seamos finalmente injertados en Cristo por la Resurrección. Este es el gran don de Jesús: por medio de sus Sacramentos nosotros podemos ya en la tierra unirnos en comunión con el Padre y con los hermanos/as que habitan en la nueva Jerusalén Celeste.


Oración

Señor Jesús, te rogamos por todos aquellos que no tienen la suerte de recibir los Sacramentos, por no conocerte, por estar separados de la Iglesia o por el error del pecado. Haz que en tu Sangre encontremos la fuente de la reconciliación. Haz que en tu Sangre descubramos el gran amor del Padre y de Tu donación, para que entre todos exista el vínculo de la caridad y así podamos seguir caminando hacia la Patria celestial.

3 Padre Nuestros.
Gloria.
Guía: Te rogamos. Señor, socorras a tus siervos.
Todos: Que has redimido con tu Preciosa Sangre.


Oración final

Señor Jesús, te damos gracias por tu Sangre derramada por nuestra Redención. Te damos gracias por tu entrega generosa en la Cruz.
Te rogamos que seamos lavados en Tu Sangre para que nuestras vidas tengan sentido y para que nos dediquemos con todas nuestras fuerzas y con toda nuestra ilusión a colaborar contigo para que todos conozcamos el amor que nos tiene el Padre. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Guía: Bendigamos y demos gracias siempre a Jesús.
Todos: Que con su Sangre nos ha salvado.


Corona de la Preciosa Sangre

Forma breve 1

Primer Misterio: Lucas 2,21

Sangre de Cristo, derramada en la circuncisión:
¡Sálvanos!

  • El Hijo de Dios se hace hombre.
    Sangre de Cristo, llévanos a la plenitud de nuestra condición humana.
  • El Hijo de Dios es llevado al templo.
    Sangre de Jesús, purifícanos en el Bautismo.
  • El Hijo de Dios es circuncidado.
    Sangre de Cristo, purifica nuestra sexualidad y genitalidad.
  • El Hijo de Dios recibe un nombre: Jesús.
    Sangre de Jesús, haznos respetar a todas las personas.
  • El Hijo de Dios recibe una misión: ser el Salvador.
    Sangre de Jesús, ayúdanos a ser instrumentos de tu salvación.

Gloria...


Segundo Misterio: Lucas 22,39-45

Sangre de Cristo, que corrió hasta la tierra en la agonía:
¡Sálvanos!

  • Jesús se prepara para enfrentar el sufrimiento y la muerte.
    Sangre de Cristo, sé nuestra fuerza en los momentos difíciles.
  • Jesús sufre la tentación.
    Sangre de Cristo, danos fuerzas para cumplir siempre la voluntad de Dios.
  • Jesús siente angustia y tristeza.
    Sangre de Cristo, anima a los tristes y angustiados.
  • Jesús es abandonado por sus amigos.
    Sangre de Cristo, haznos fieles en la amistad.
  • Jesús ora a su Padre.
    Sangre de Cristo, fortalécenos en la oración.

Gloria...


Tercer Misterio: Juan 19, 1

Sangre de Cristo, vertida copiosamente en la flagelación:
¡Sálvanos!

  • Cristo es flagelado.
    Sangre de Jesús, fortalece a los que son torturados.
  • Cristo es condenado a muerte.
    Sangre de Jesús, protege a los cristianos perseguidos por el Reino.
  • Cristo guarda silencio.
    Sangre de Jesús, danos fuerzas para ser voz de los que no tienen voz.
  • Cristo es atado a la columna.
    Sangre de Jesús, consuela a los que están en las cárceles.
  • Cristo es injustamente condenado.
    Jesús, haznos luchar por la justicia.

Gloria...


Cuarto Misterio: Mt. 27, 27-31

Sangre de Cristo, que manó en la coronación de espinas:
¡Sálvanos!

  • El Mesías es coronado con espinas.
    Sangre de Cristo, inspira al Papa, a los Obispos y a todos los ministros de tu Iglesia.
  • El Mesías es vestido de rojo.
    Sangre de Cristo, que todos los investidos de poder, lo ejerzan como un servicio humilde.
  • El Mesías es golpeado.
    Sangre de Cristo, con suela a los que son pisoteados por la autoridad.
  • El Mesías es burlado por los soldados.
    Sangre de Cristo. que el poder sea usado para construir y no para pisotear a los demás.
  • El Mesías es llevado al tribunal.
    Sangre de Cristo, ayuda a nuestros jueces y tribunales, para que busquen la verdad y la justicia.

Gloria...


Quinto Misterio: Lucas 23, 26-32

Sangre de Cristo, que regó las calles de Jerusalén:
¡Sálvanos!

  • El Camino al Padre es el camino al Calvario.
    Sangre de Jesús, condúcenos por el camino que tú nos has trazado.
  • En el Camino al Padre, El acepta su Cruz.
    Sangre de Jesús, danos valentía para aceptar las cruces de nuestra vida.
  • En el Camino al Padre, se encuentra con su Madre.
    Sangre de Jesús sé la fortaleza de las viudas, viudos, huérfanos y desamparados.
  • En el Camino al Padre, es ayudado por el Cireneo.
    Sangre de Jesús, ayúdanos a ser solidarios con el sufrimiento de los otros.
  • En el Camino al Padre, cae bajo el peso de la Cruz.
    Sangre de Jesús, levanta al pecador caído en el vicio, y anima a los que se hunden en la desesperación.

Gloria...


Sexto Misterio: Mc. 15, 24-41

Sangre de Cristo, derramada en la Cruz:
¡Sálvanos!

  • El Siervo de Dios es despojado de sus vestiduras.
    Sangre de Cristo, proteja a los pobres, a los sin casa, y sin lo necesario para vivir con dignidad.
  • El Siervo de Dios es clavado en las manos.
    Sangre de Cristo, ayuda a los cesantes a encontrar un trabajo digno y estable.
  • El Siervo de Dios es clavado en sus pies.
    Sangre de Cristo, consuela a los inválidos y minusválidos.
  • El Siervo de Dios es levantado en alto.
    Sangre de Cristo, sé la fortaleza de los enfermos y de todos los que sufren.
  • El Siervo de Dios cumple la misión encomendada.
    Sangre de Cristo, ayúdanos a entregar nuestras vidas para la construcción del Reino.

Gloria...


Séptimo Misterio: Juan 19, 31-37

Sangre del Costado de Cristo,
¡Sálvanos!

  • El Señor entrega su Madre al discípulo.
    Sangre de Jesús, danos un amor grande a María nuestra Madre.
  • El Señor entrega su espíritu al Padre.
    Sangre de Jesús, salva a todos los difuntos.
  • El Señor da hasta la última gota de su Sangre.
    Sangre de Jesús, danos un corazón grande para amar a todos los hombres así como tú nos amaste.

Gloria...


Corona de la Preciosa Sangre

Forma breve 2

Primer misterio: la circuncisión

"Al octavo día circundaron al niño según la Ley, y pusieron el nombre de Jesús, nombre que habia indicado el ángel antes que su madre quedara embarazada" Lc 2,21
¡Sangre de Cristo, derramada en la circuncisión, sálvanos!


Segundo misterio

"Y entró en agonía y oraba con más insistencia: su sudor se convirtió en grandes gotas de Sangre que caían hasta el suelo". Lc 22,44
¡Sangre de Cristo, derramada en el huerto de olivos, sálvanos!


Tercer misterio

"Entonces, Pilato dejó en libertad a Barrabas; en cambio a Jesús lo hizo azotar y lo entregó para que fuese crucificado". Mt 27,26
¡Sangre de Cristo, derramada en la flagelación, sálvanos!


Cuarto misterio

"Lo vistieron con una capa roja y colocaron sobre su cabeza una corona trenzada con espinas. Después, se pusieron a saludarlo: ¡Viva el rey de los judíos!"
¡Sangre de Cristo, derramada en la coronación de espinas, sálvanos!


Quinto misterio

"Ellos se apoderaron de Jesús; él mismo llevaba la cruz a cuestas y salió en un lugar llamado la Calavera, que en hebreo se dice Gólgota". Jn 19,17
¡Sangre de Cristo, derramada en el camino hacia calvario, sálvanos"


Sexto misterio

"Cerca de las tres, Jesús gritó con fuerza: Elí, Elí, lamá sabactani. Lo que quiere decir: Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado?" Mt 27, 46
¡Sangre de Cristo, derramada en la cruz, sálvanos!


Séptimo misterio

" Al llegar a Jesús, vieron que ya estaba muero. Así es que no le quebraron las piernas, pero uno de los soldados le abrió el costado de una lanzada y, al instante, salió sangre y agua". Jn 33,34
¡Sangre de Cristo, derramada en la lanzada en el corazón, sálvanos!